PROBIÓTICOS-Y-PREBIÓTICOS

PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS

¿QUÉ SON LOS PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS?

Se define PROBIÓTICOS como los microorganismos vivos que administrados en cantidades adecuadas producen un beneficio para la salud(1).

Se engloban aquí levaduras como Saccharomices cerevisiae y algunas cepas de E.coli y Bacillus, si bien la mayoría pertenecen a los géneros Lactobacillus, Streptococcus o Bifidobacterium denominados GRAS (Generally Regarded as Safe) bacterias “generalmente consideradas seguras” ya que todas son no patógenas y no toxigénicas.(6)

Y los PREBIÓTICOS son ciertos componentes de los alimentos que no digerimos y que favorecen la actividad y el crecimiento de los microorganismos naturales de nuestro colon beneficiando nuestra salud. Todos ellos ingredientes habituales en la industria alimentaria (oligofructosa,inulina,galacto-oligosacáridos,lactulosa…)(2)

¿EN QUÉ ME BENEFICIAN LOS PROBIÓTICOS Y PREBIÓTICOS?

En personas sanas es difícil evaluar y demostrar los beneficios del uso de probióticos.(3) Lo cierto es que cada uno de nosotros poseemos un microsistema: diferentes microorganismos que habitan en nuestra piel, aparato digestivo, sistema genitourinario…

El correcto equilibrio entre las bacterias beneficiosas y los microorganismos patógenos mantiene nuestra salud. Sin embargo, dicha armonía puede verse alterada por una alimentación incorrecta, el uso de medicamentos fundamentalmente antibióticos, tratamientos oncológicos…

Teniendo en cuenta que son consumidos fundamentalmente vía oral, es lógico que presentan su mayor evidencia científica en lo relacionado con la mejora de la salud intestinal.(8)

Su indicación para evitar o tratar la diarrea tras la toma de antibióticos de amplio espectro o tras la diarrea infantil por rotavirus está ampliamente extendido y demostrado.(3)

Pero muchos otros mecanismos han sido estudiados:

  • Estimula la respuesta inmune.
  • Mejoran la digestión de ciertos nutrientes.
  • Acción antimicrobiana protegiéndonos de la colonización de patógenos: bacterias, hongos, virus.
  • Favorecen la detoxificación del intestino.(5)

Por todo ello está documentado su uso en problemas digestivos como ciertas intolerancias alimenticias, colon irritable, prevención de candidiasis vaginal, tratamiento de mastitis.

Se ensayan también en alergias, eczemas atópicos  y multitud de situaciones más en las que se estudian en el ámbito de la salud humana y animal.

¿CÓMO TOMARLOS?

En su farmacia encontrará los probióticos que necesita. Recuerde que no se trata de Medicamentos sino de complementos alimenticios que podemos adquirir por tanto sin receta médica aunque su farmacéutico le indicará lo más adecuado dependiendo si tomamos medicación, si tenemos problemas de salud o si queremos reforzar nuestras defensas. Así por ejemplo, su farmacéutico le recordará que si está siendo tratado con antibióticos, nunca ha de coincidir su toma con la del probiótico sino que ha de distanciarlas.

Los probióticos se denominan por género, especie y cepa. Debemos consumir aquellas presentaciones que estén perfectamente etiquetadas, que contendrán vivas y estables las cepas seguras para su consumo, en la cantidad adecuada  expresada como UFC (unidad formadora de colonias) y con mínimas variaciones entre los distintos lotes en el mercado.(5)(7)

Se presentan en forma de viales bebibles, cápsulas orales, comprimidos vaginales, sobres, gotas.

La dosis varía para cada presentación según las cepas que contengan, si bien existen formatos vía oral muy cómodos de toma única, con sabor neutro compatibles con cualquier alimento o bebida no calientes.

Referencias y fuentes:

(1 )Dr. Francisco Guarner. Documento de consenso de la ISAPP sobre el concepto de probiótico.Disponible en http://www.elprobiotico.com/consenso-isapp-probiotico

(2) Guarner, F., Khan, A. G., Garisch, J., Eliakim, R., Gangl, A., Thomson, A., … & Fedorak, R. (2011). Probióticos y prebióticos. Guía Práctica de la Organización Mundial de Gastroenterología: Probióticos y prebióticos, 1-29. Disponible en http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/probiotics-and-prebiotics-spanish-2017.pdf

(3) David Manrique Vergara1 , Irene Carreras Ferrer1 , Enrique Ortega Annló2 , María Eugenia González Sánchez1,3 1 Ashfield Iberia. 2 CS Lakuabizkarra. Vitoria. 3 Dietistas-Nutricionistas del Sur. Sevilla. España.Probióticos: más allá de la salud intestina.Disponible en  http://www.nutricionhospitalaria.com/pdf/8106.pdf#page=70

(4) Ortiz-Andrellucchi, A. (2007). Nutrición e inmunidad. Rev Soc Med Quir Hosp Emerg Pérez de León, 38(Suppl 1), 12-18.Disponible en htpp://www.geocities.ws/rsmqhpl/38_s1_12.pdf

(5) Reyes Esparza, J. A., & Rodríguez Fragoso, L. (2010). ¿ Qué sabe Ud. acerca de… los probióticos?. Revista Mexicana de Ciencias Farmacéuticas, 41.Disponible en http://www.redalyc.org/html/579/57912960008/

(6) Sánchez, M. T., Ruiz, M. A., & Morales, M. E. (2015). Microorganismos probióticos y salud. Ars Pharmaceutica (Internet), 56(1), 45-59.Disponible en http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S2340-98942015000100007&script=sci_arttext&tlng=pt

(7) Villena, M. M., Hernández, M. M., Lara, V. G., & Martínez, M. R. (2009). Técnicas de microencapsulación: una propuesta para microencapsular probióticos. Ars Pharmaceutica, 50(1), 43-50.Disponible en  http://revistaseug.ugr.es/index.php/ars/article/viewFile/4884/4691

(8) Arribas, B., Rodríguez, M. E., Camuesco, D., Zarzuelo Zurita, A., & Gálvez, J. (2008). Aplicaciones terapéuticas de los probióticos.Disponible en http://digibug.ugr.es/bitstream/handle/10481/27657/Ars%20Pharm%202008%3b49%281%295-30.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 8 =