¡El sol daña tus ojos …. y los de tus hijos!

El 74% de la población en general sabe que la radiación solar daña la piel, pero sólo un 4% es consciente del daño en los ojos.
Muchas patologías oculares derivadas de la exposición solar (radiación UV) no aparecen hasta pasados unos años de la exposición, lo que dificulta el aprendizaje de la población sobre la necesidad de protección solar ocular.

Los ojos de los niños no están totalmente desarrollados, por eso las radiaciones UV (Ultra Violeta) les afectan más. Aproximadamente el 80% de la invasión de los rayos UV en el interior del ojo se producen en los primeros 18 años de vida.

              • La exposición solar durante la infancia influye significativamente en el riesgo de enfermedades oculares en la vida adulta.
              • La exposición solar es acumulativa y potencialmente puede conducir a la aparición de cataratas, queratitis, pterigium y degeneración macular.
              • Las actitudes de los padres resulta determinante para la elaboración de cualquier estrategia de prevención del daño solar ocular.

Las gafas de sol se compran principalmente por moda, son pocas las consultas sobre la protección solar en el momento de la compra y muy escasas las hechas sobre la protección ultravioleta.

¿Qué se puede hacer?

Las gafas de sol están recomendadas para niños de todas las edades. Las lentes apropiadas puedan aportar una protección de amplio espectro (hasta un 99% de la radiación UV A y B). Esta protección es efectiva y es la única posible en la protección solar ocular y en la prevención de la aparición de patologías.

Mientras el mercado de gafas de sol en adultos se ha desarrollado extraordinariamente, no ocurre lo mismo con las gafas de sol infantiles.

Se da la paradoja de que siendo la radiación UV acumulativa, la población no es consciente de ello y es poco frecuente ver a niños con una gafa de sol.

Es frecuente que los adultos adquieran sus gafas de sol en un centro sanitario y, en cambio, sus hijos o bien no tienen gafa de sol o si la tienen ha sido adquirida en un establecimiento sin las garantías adecuadas.

  • Los niños deben de protegerse con una gafa de sol adecuada que absorva el 100% de los rayos UV.
  • Todas las gafas de sol vendidas en la Unión Europea tienen que cumplir por ley un único estándar de seguridad. Deben de llevar la marca “CE”que lo garantiza.

 ¿Qué significa la categoría de una lente?

La CE clasifica las lentes de sol en 5 categorías, según la absorción de la luz visible. La categoría no indica que la lente absorva más o menos UV, sólo indica la absorción de luz visible. La absorción al UV nos la indican las palabras: “100% UV protección”, o la indicación: UV 400 nm.

Categoría 0:

  • Lentes claras o ligeramente coloreadas
  • Para interiores o cielo cubierto
  • Sin restricciones en la conducción

Categoría 1:

  • Lentes ligeramente coloreadas
  • Para luminosidad solar ligera
  • No válidas para la conducción nocturna

Categoría 2:

  • Lentes medianamente coloreadas
  • Para luminosidad solar media
  • No válidas para conducción nocturna

Categoría 3:

  • Lentes fuertemente coloreadas
  • Para luminosidad solar fuerte
  • No válidas para la conducción nocturna

Categoría 4:

  • Lentes muy oscuras
  • Para luminosidad solar extrema
  • No válidas para la conducción ni nocturna ni diurna

En resumen: “Gafa de sol más oscura, No significa mayor protección,exige el marcado CE, y asegúrate de que tus gafas protejan adecuadamente de la radiación UV.

    (*) Datos obtenidos del CGCOF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 3 =